Home

Contarnos, contar Garaldea, se puede hacer de muchas maneras. Explicando nuestro diagnóstico de la sociedad y contando cómo queremos intervenir en ella… Hablando de nuestros valores, con grandes palabras como autonomía, autogestión, diversidad, dignidad… Tratando de explicar cómo nos organizamos, de qué redes formamos parte y qué proyectos tenemos…

Y también con pequeños relatos y textos personales que muestran lo que las grandes palabras y diagnósticos no pueden captar: la vida en Garaldea. “Dolor en el mundo” es el primero que publicamos de esta serie. Son las palabras que nos regaló Susi desde el hospital, imaginando su vuelta a casa. En su blog podéis leer más textos y poesías suyas: http://retornoallugar.blogspot.com.es/

Susi y CeliaGARALDEA 2013 024

Susi y Celia en la Feria del Mercado Social

“Compañeros y familia, quiero desde aquí escribiros unas letras de todo corazón.

¿Por qué no perdonan mi pasado? ¿Qué pinto en el mundo? ¿Qué pinto en Garaldea?

Mi vida se desvanece y la ilusión se va ¿quién está cerca de mi?

Cuando llegué tenía ganas de huir de mí misma, tenía un nudo en la boca del estómago. La convivencia removió mi mundo interior y en mí estaba entender su poder. No se puede vivir sin considerar a la persona que está a tu lado. Gracias por aguantar mis dolores, por tu compañía, por tus mimos, por tu calor.

Mi debilidad me hizo fuerte, y una cucharadita de miel endulzaba mis labios cada mañana, era un día más de fuerza… ya sé qué pinto en Garaldea, ya sé que pinto en el mundo.  Voy a luchar para volver a casa y dar lo que aprendí en todos estos años de engaños. Retorno ahora a mi lugar, al apoyo que todas necesitamos.

Y regresé cansada, pero al entrar en la finca, el fresquito de la noche, el olor a naturaleza, a huerta, relajaba todo ese cansancio, me reconfortaba… qué gusto volver a casa.

Ahora estoy ahí, sentada en una silla, luchando con vosotros, os pido perdón y os doy las gracias. El orgullo se me cayó por la lavadora y la humildad se levantó con el sol. Lo que un día vi como algo pesaroso, se convierte ahora en algo generoso. Daros las manos, miraros a los ojos y dar un grito de guerra.

UNA LUCHA, DE SEGURO, NO TE VES EXCLUIDO…¿QUIERES CONMIGO PARTICIPAR?

El respeto hacia los demás y la autonomía de cada uno debe ser nuestro mayor ejemplo, para conocernos los unos a los otros.”

SUSI

Anuncios